Osteopatia Craneo Sacral

EL CUERPO ES MOVIMIENTO, SIEMPRE QUE HAY ARMONIA NO DEBERIA EXISTIR BLOQUEO.

Desde el cráneo hasta los pies, estamos interconectados, pasando por la columna y las crestas ilíacas. A eso lo llamaremos armonía estructural.

Por dentro tenemos vísceras y entrañas, que también deben estar en armonía. A todo eso le llamaremos armonía visceral.

Después es importante no olvidar otro de los soportes de nuestra estructura, que será cráneo-sacro. Y la llamaremos armonía cráneo-sacral.

Hablando de esta última, podríamos decir que en el cráneo nos encontramos con 29 huesos (frontal, parietal, occipital, mandibular superior e inferior, etc). Músculos, tendones y 32 pares de dientes.

Cuando todo ese complejo de huesos, músculos, tendones y dientes están bien sincronizados no hay problemas.
Los dientes son estructuras vivas. las terminaciones nerviosas, si están afectadas pueden producir alteraciones en los órganos, la falta de piezas o el mal uso, provocan muchísimos problemas estructurales.

Desde una posible mal oclusión mandibular, hasta un bloqueo craneal, pasando por una escoliosis posicional; toda esa desarmonía nos puede provocar migrañas, agotamiento físico, estados depresivos, pérdida de fuerza etc.

Por eso desde la Clínica Dental de Valencia Mar Tarazona intentamos ver a la persona como única e irrepetible, vemos las piezas dentales , la oclusión, el estado general de la boca, pero no solo nos quedamos ahí, sino que cuando es necesario se observa si el cráneo tiene su movimiento natural , que dependiendo de la edad puede variar el micro movimiento, 7 y 14 por minuto.
Los ritmos craneales son tres:

1. -Marea corta o impulso rítmico.(7-14)
2. -Marea mediana o potencial. (3)
3. -Marea larga o profunda. (1)

Este sutil movimiento actúa como transmisor energético, dándole una oxigenación celular.
El liquido cefalorraquídeo es la esencia de la vida, a través del sistema nervioso lo difunde a todos los órganos.
Una parte importante del trabajo cráneo-sacral, consiste en reconocer y armonizar los movimientos craneales, dándole la armonía correspondiente.
Permitiendo de esa manera un fluido eléctrico perfecto.

El ritmo cráneo-sacral es la producción del liquido cefalorraquídeo dentro del cráneo, lo distribuye en todo el canal medular y la reabsorción de nuevo dentro del cráneo.
Todo este mecanismo complejo, está dirigido por el movimiento sínfisis esfeno-basilar, que abre y cierra el ángulo articular; flexionándolo y extendiéndolo.
En los ventrículos III y IV pasa el líquido cefalorraquídeo, transmitiendo a todo el cuerpo a través del sistema fascial.
Produce un movimiento de flexión, haciendo todo el cuerpo una rotación externa y después una extensión haciendo rotación interna.
A todos esos movimientos se les llama ritmo cráneo- sacro. Siendo un movimiento independiente de los demás.
Por eso es importantísimo combinar varias técnicas a veces, para llegar a lograr la armonía del movimiento y el movimiento es vida.

Dr. Miguel López